‘Luz’, I Premio Concurso de Microrrelatos Librería Caballero

En efecto, mi microrrelato titulado ‘Luz’ ha sido galardonado con el primer premio en el I Concurso de Microrrelatos de la Librería Caballero de Mula. El autor calasparreño Fulgencio Caballero se ha hecho con el segundo premio con el microrrelato “Sonrisa”, mientras que Ana Moreno Sánchez ha recibido un accésit por su obra “El libro”.

A continuación podéis leer el microrrelato. Muchas gracias al jurado y organizadores del concurso.

 

Luz

Llevaba tantos días encerrada en aquel cuchitril que empezaba a perder la noción del tiempo. ¿Eran cuatro, cinco días ahí dentro? ¿Cómo no volverse loca con veinticuatro horas de oscuridad?

Era el caso más importante de su corta carrera, aquel que podía llevarlo a un ascenso de libro. El dispositivo montado superaba todo cuanto había visto. Las autoridades  volcadas, el pueblo echado a la calle. Él era la punta de lanza del caso, la persona que debía encontrarla.

Se prometió a sí misma que no volvería a dejarse llevar. Ya no iba a cerrar los ojos e imaginarse en un lugar mejor. Iba a plantar cara, a luchar aunque fuese su último acto. Cuando volviera estaría preparada, se lo iba a hacer pagar.

La investigación avanzó de la noche a la mañana. Un soplo, un maravilloso chivatazo a cambio de una suculenta reducción de condena. Te quito un par de años pero encuentro a la chica, cazo al premio gordo. Ahora sabía dónde encontrarlo.

Estuvo horas afilando ese trozo de loza, cortándose los dedos, focalizando el momento que vendría. ¿Sería capaz de hacerlo? ¿Tendría el pulso necesario, dejaría salir a la bestia que llevamos dentro?

Acorralado, el bastardo se rindió sin oponer resistencia. Había llegado el momento, el paso adelante, la foto que saldría en las portadas de medio país. Abrió la puerta con una sonrisa pintada en la cara. Levantó las manos y se dirigió al bulto de cabellos enmarañados que se movía en la oscuridad. Iba a decirle que estaba a salvo, que ya no tenía nada que temer.

El improvisado cuchillo se adentró en la yugular del hombre que acababa de abrir la puerta. El chorro de sangre la cegó durante un momento. El tipo caía mientras ella traspasaba la puerta hacia la luz.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s